Mitos sobre el ámbar en bebés

A la gente le encantan los mitos y a nosotras también ... siempre que se refieran a la literatura. Sabemos lo importante que es obtener la información y experiencia adecuada, por lo tanto, es hora de desacreditar algunos mitos generalizados sobre la joyería de ámbar para bebés.

1. MITO. Los productos de ámbar se adaptan a todos los bebés.

REALIDAD. Puede parecer que a los bebés realmente no les importa su apariencia, pero lo que realmente les importa es su comodidad. Puede tomar tiempo para que su hijo se acostumbre a algo totalmente nuevo para él. Si nota que su hijo no puede hacer las paces con el collar o la tobillera y está constantemente tratando de arrancárselos, no obligue a su bebé a usar las joyas, si bien son cómodos y suaves, puede no acostumbrarse. Usted siempre podrá ocupar el collar como pulsera doble.

2. MITO. Los productos de ámbar son un juguete.

REALIDAD.Las cuentas de ámbar pulido y crudo son agradables al tacto y muy bonitas a la vista. Por lo tanto, algunos bebés pueden querer usar su collar o brazalete como otro juguete y algunos padres no le dan mucha importancia. No permita que su hijo juegue con las joyas y no los deje desatendido para evitar que lo pueda ingerir.

3. MITO. Los collares de ámbar son inseguros.

REALIDAD. Si bien algunos advierten sobre el posible riesgo de asfixia o estrangulamiento si el collar llegase a romperse, se puede prevenir y eliminar esa posibilidad totalmente, usando el collar en bebés siempre bajo supervisión de un adulto responsable y sacarlo cuando esté desatendido.  Incluso aun, para mayor seguridad, recomendamos el uso del collar de ámbar como tobillera, siempre bajo supervisión.

En este sentido, cualquier artículo entregado a un bebé sin supervisión puede ser potencialmente peligroso, no sólo un collar y no se debe ofrecer al niño para jugar así como tampoco bolitas, monedas, dados, botones u otros objetos pequeños que pueda ingerir.

4. MITO. Los collares de ámbar son baratos.

REALIDAD. Los precios pueden diferir ya que dependen de varios factores. Como el tamaño y la forma de las cuentas de ámbar, el tipo de ámbar y las piedras o colgantes adicionales. Sin embargo, el rango es amplio y debe encontrar fácilmente algo que deleite su vista y sea asequible a su bolsillo. A la hora de comprar un ámbar, debemos tener cuidado y hacerlo en un lugar de confianza como Mariacka ya que hay imitaciones muy buenas de resinas recientes e incluso de plástico coloreado. Un autentico ámbar báltico suele ser caro y procede de los mares del Báltico.

5. MITO. Se puede reconocer el ámbar verdadero oliendólo. Cuando se frota muy fuerte para calentarlo, algunas personas pueden oler un aroma ámbar único. Pero las glándulas sensoriales del cuerpo humano difieren de una persona a otra. Entonces, algunas personas no pueden olerlo. Además, el olor puede ser tan tenue que, a menos que uno sepa lo que está buscando, es probable que lo pase por alto.

6. MITO. Se puede reconocer el ámbar verdadero quemándolo. Cuando se quema, desprende un olor resinoso. Pero debido a que el ámbar contiene hasta un 8% de ácido, el humo es acre. El humo del ámbar ardiente puede ser irritante, abrumador y desagradable.

El ámbar natural se puede reconocer cuando se prueba con espectroscopía de absorción de infrarrojos (IRS). La curva espectral resultante será similar en todo el espectro de las diversas clasificaciones del ámbar báltico.

Tenga en cuenta que "sólo la prueba con espectroscopía de absorción de infrarrojos (IRS) puede verificar de manera confiable si una pieza determinada de ámbar báltico es real". (referencia: http://www.amber.org.pl/english/laboratory/)